lunes, 20 de mayo de 2013

Pabellón de México de la Expo'92 (IV): El pabellón que se quedó en Sevilla

Lectura previa recomendada: I | II | III

Como ya sabéis, este pabellón se construyó como efímero, ya que se pensaba trasladarlo a México tras finalizar la Expo.


Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Sin embargo, finalmente se acordó que se quedara en Sevilla, siempre y cuando se conservaran las admiradas X; las maquetas de la terraza, de las que os hablaré más adelante; la exposición de las mariposas Monarca, de las que que se desconoce su paradero; y la cabeza olmeca que se encontraba en el exterior.


Fuente: Bill Cotter

Fuente: Tecnopaisajes Consultores

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

También se conservan detalles como los pomos de las puertas, todo un símbolo del arquitecto, así como el sello del pabellón en las puertas del edificio.


Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Otros detalles que perduran son el mástil en el que ondeó la bandera mexicana y las señales dejadas por los soportes de la cola de espera.


Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Aunque no en toda su extensión, al menos ha perdurado una de las obras de arte de Pedro Ramírez Vázquez, el colorido mosaico.

Se trata del famoso Ojo de Dios, un elemento cultural y religioso típico de la etnia Huichol, que consiste en un rombo central con otros cuatro más pequeños en cada esquina del principal.

Estos elementos representan los cinco puntos cardinales del cosmos Huichol, que añade el centro a los puntos cardinales que nosotros conocemos.


Fuente: Tecnopaisajes Consultores

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Pese a que el pabellón fue remodelado totalmente en su interior, al menos se conservan pequeños detalles de su decoración.

Algunos pueden verse exteriormente.


Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Otros se conservan en algunas de las dependencias del edificio.


Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Desde aquí, Esa Sevilla agradece la ayuda de Vicente Montes  para la realización de este reportaje.

Lectura siguiente recomendada: V

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada