martes, 15 de febrero de 2011

Monumento a Mozart

Wolfgang Amadeus Mozart universalizó el nombre de Sevilla con dos de sus óperas, Las bodas de Fígaro y Don Giovanni, esta última inspirada en Don Juan Tenorio.

El 5 de diciembre de 1991, con motivo del II centenario de la muerte de este genio musical, se inauguró un monumento en su honor en Sevilla, obra de Rolando Campos.

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Se pensó ubicarlo en los jardines de la Caridad, pero debido a desavenencias políticas entre Ayuntamiento y Diputación Pronvicial, fue ubicado finalmente en el paseo Cristóbal Colón, en la acera más cercana al río, acompañado por la Torre del Oro.

Fuente: vmestresantana

Fuente: Diego

Allí estuvo años apoyado en la silla, sosteniendo una partitura que fue robada, y un violín que sufrió varios intentos de robo.

En 2004 fue desmontado para ser restaurado y nunca volvió a su anterior ubicación.
Aprovechando la apertura al público de los jardines de la Caridad, se decidió reubicar el monumento en la acera del Teatro de la Maestranza, próximo al lugar que nunca llegó a ocupar.
Desde entonces está acompañado, aunque en la distancia, por la Giralda.

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

4 comentarios:

  1. No sé qué pensarás de esto, desde mi punto de vista hay demasiados monumentos a personajes en Sevilla y no todos son buenos. El de Mozart no es precisamente de los más malos. De todo tiene que haber en la viña del Señor ¿no?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Evidentemente la calidad de muchos es indeseable, al menos desde mi punto de vista.

    Comparto tu opinión, el de Mozart siempre me ha parecido peculiar.

    Por desgracia, sí, de todo hay un poco jeje

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Interesantísimo tu observador deambular por Sevilla.

    Este monumento es más bien discreto, pero quiero verlo más que como homenaje, como un recordatorio a sevillanos y visitantes de la faceta operística de Sevilla, porque francamente, dudo de que Mozart eligiera Sevilla con gran conocimiento de causa. Más bien imagino que ambientar una ópera en Sevilla daba un toque de exotismo o de "temperamento del sur", y ya está.

    Por otro lado, estoy de acuerdo con el exceso de monumentos, y los que quedan por venir (Duquesa de Alba, Juan Pablo II,...).

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Maese Maesa!

    Comparto plenamente tu opinión sobre Mozart.

    Esperemos que el de la duquesa de Alba (algo mejor que los últimos) pase un poco desapercibido entre las nuevas construcciones de su futura ubicación.

    Creo recordar que sobre Juan Pablo II no estaba claro aún el tema, sobre su ubicación pública o no.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar