jueves, 12 de agosto de 2010

El azulejo de la Encarnación

Conocer todos las cerámicas religiosas que hay en esta ciudad, entre públicas y privadas, es algo realmente difícil.
Pero hay algunas que son más que conocidas.

En el lateral de la Iglesia de la Anunciación, dando a la Plaza de la Encarnación, se encuentra una cerámica que representa al Santísimo Cristo de la Buena Muerte, titular de la Hermandad de los Estudiantes.

En esta iglesia se fundó la hermandad, y residió allí hasta 1966.
La cerámica, obra de Antonio Kiernam, se proyectó para 1949 con motivo del XXV aniversario de la fundación de la hermandad. 

Fuente: Sergio David Cansado (Esa Sevilla)

Finalmente hubo retrasos y fue colocada en 1953.

Más allá de la cerámica, lo que siempre me ha impresionado es la enorme y bella moldura que la enmarca.
Han sido muchas horas esperando un autobús junto a esta cerámica.

Con la peatonalización de la Plaza de la Encarnación, desde luego, ha ganado la vistosidad que se merecía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada